dilluns, 26 d’octubre de 2015

¡MUSICA, MAESTRO!


¿De verdad a los fetos hay que ponerles música por vía vaginal? ¿No podemos dejarlos en paz com mínimo hasta que nazcan? La obsesión por estimular a los bebés es tal que muchos de ellos van más despistados que un girasol durante un eclipse. Tienen a su alrededor no uno ni dos ni diez estímulos, sino docenas, a los que cada día se añaden otros que sus padres (estimuladores compulsivos) compran antes de volver a casa. Hay habitaciones infantiles con más objetos que las tumbas de los faraones egipcios.
Pues parece que con eso ya no basta y hay que estimularlos desde antes de nacer. Un instituto de ginecología de Barcelona ha realizado pruebas a un centenar de embarazadas. Les introdujeron en la vagina un aparato (que recuerda a una bola china) que consiste en un altavoz del que sale un cable que se conecta a un reproductor digital. El feto oye la música, se despierta y reacciona. La investigadora en jefe explica que la primera prueba la hicieron con una doctora, embarazada de seis meses. (Para que todos quedase en casa, supongo). Sonaba la guitarra de Paco de Lucía. El feto despertó, se puso a mover la boca e incluso la lengua. Gran alegría de los doctores que probaban el invento. 

Agradezco a Dios Padre omnipotente haber nacido en una época en la que ese artilugio no existía. Con lo bien que me lo pasé en el vientre de mi madre, ahí cómodamente acurrucado, con mi placentita y mi cordón umbilical, sin que nadie me molestase ni metiese un altavoz por la vagina de mi madre para darme una serenata de charanga. El aparato se llama Babypod:"Los bebés aprenden a hablar en respuesta a estímulos sonoros, especialmente melódicos. Con Babypod aprendemos a vocalizar en el útero". Por 149,95 euros te dan un pack que, además del altavoz, contiene un manual de uso, una bolsita satinada, un estuche y unos auriculares auxiliares para que los futuros padres puedan escuchar también la música que ponen a su (asimismo futuro) hijo. Según el estudio, uno de los grupos que los aún no nacidos prefieren es Queen. Si yo ahora fuese a ser padre, no sé si me gustaría que le pusiesen música de Queen a mi feto. No podría evitar imaginármelo bailando desenfrenadamente como Iceta durante las últimas elecciones catalanas: "Don't stop me now! -I'm having such a good time, / I'm having a ball-don't stop me now!, /if you wanna have a good time just give me a call!"

Quim Monzó, a Seré Breve del Magazine 
de La Vanguardia del 25/10/15