dimarts, 5 d’octubre de 2010

EL COLOR DEL CABALLO BLANCO DE SANTIAGO

·
Explica la BBC que Anne Milton, subsecretaria de Estado para Salud del Gobierno del Reino Unido, pide que, para describir a alguien con más peso o más volumen corporal del que sería conveniente, los trabajadores de la sanidad utilicen gordo en vez de obeso.
·
¿Por qué? Pues porque si a un gordo lo llamas gordo, deviene más consciente de su situación, y quizá eso haga que asuma su parte de responsabilidad en el asunto. Por eso Anne Milton pide a los médicos y al resto de los profesionales de la salud que, cuando tengan delante a alguien cuyo problema sea la gordura, pues que se lo digan tal cual, sin buscar subterfugios o eufemismos que lo único que hacen es distanciarlos del problema. Si un médico le dice a alguien 'usted está gordo' es más probable que intente poner remedio a la situación que se le dice 'tiene usted sobrepeso'. Puso un ejemplo: 'Si me miro al espejo y pienso que estoy obesa, me preocupo menos que si pienso que estoy gorda'.
·
Muchas personas de buena fe han puesto el grito en el cielo, porque creen que el uso de la palabra gordo estigmatiza y es peyorativo. Y es precisamente por eso -para ser buenos y no estigmatizar- que se crearon todos esos eufemismos que a la larga se han demostrado piruetads sin mucho sentido. Un día los ciegos dejaron de ser ciegos, pero no porque hubiesen conseguido ver sino porque pasaron a ser invidentes. Los paralíticos dejaron de serlo para convertirse en inválidos y, luego, en minusválidos. Pero, como minusválidos tampoco acaba de ser correcto (ningún calificativo lo es, en cuanto pasa a identificar con claridad aquello que define), ahora son discapacitados físicos, persona con movilidad reducida o personas con diversidad funcional, a escoger. Gordos, altos, cojos, bajos, delgados, mudos, calvos, sordos, cuatrojos... No hay grupo social que no considere ofensivo el término con el que, en principio, la lengua lo define. ¿Y la vejez, con sus ridículas personas de edad, segunda juventud, edad de oro...? Por no hablar del pútrido séniors, que es el colmo de la ridiculez.
·
Durante un curto de siglo Anne Milton trabajó como enfermera en el Servicio Nacional de Salud Británico. Por eso sabe que sus antiguos compañeros prefieren los eufemismos. Es más fácil continuar usándolos y no buscarse problemas que afrontar la realidad y volver a los tiempos clásicos, en los que a un gordo se le llamaba gordo y punto. Nada de grueso, ni de persona con sobrepeso. El Gordito Relleno, de José Peñarroya, era el Gordito Relleno y no el Obesito Relleno, ni la Personita con Sobrepeso Rellena. Pero, claro, luego llegó el catecismo progre, a partir del cual te caía una reprimenda por llamar gordinflón a alguien. No podías llamarle gordinflón ni orondo, ni rolllizo. Ni fati. Ni rechoncho. Ni fondón. Era incorrecto.
·
Y aún lo es, excepto en el Reino Unido, donde, gracias a Anne Milton, llamar gordos a los gordos no sólo es admisible sino también lo más indicado, para su salud.
·
Quim Monzó,
a Sere Breve del Magazine
de La Vanguardia, 28/09/10
·

9 comentaris:

Carolina ha dit...

Doncs sí, té raó aquest bon home, no entenc que sigui una paraula ofensiva en absolut, el que sí és ofensiu segons aquesta societat boja en la que vivim és estar gras, per això se li busquen altres paraules. i no passa res, uns són grassos, altres calbs, uns tenen el cul gors i d'altres petit. I som el que som, un cúmul perfecte d'imperfeccions.

la polita ha dit...

jo entenc que estar obès és més greu que estar gras, no veig que siguin termes intercanviables. una persona obesa està extremadament grassa i, per tant, al meu parer, és més greu que et diguin "estàs obesa" que no pas "estàs grassa". jo tendeixo al sobrepés, i a mi mai cap metge m'ha dit que estic grassa ni obesa, s'han limitat a dir-me "tens uns quilets de sobrepes". de tota manera, mentre hi hagi el complex d'estar gras (que jo l'he tingut MOLT), tant se val quin nom li posem, la persona se sent malament i punt. el que hauríem d'eliminar són els maleïts complexos, coi!

Carolina ha dit...

Polita, guapa! :)

Ciutadà K ha dit...

Polita, estupenda! :)

la polita ha dit...

carolina i ciutadà, majetes! :)

pati di fusa ha dit...

les coses pel seu nom, però jo reconec que tendeixo bastant a fer servir llenguatge "políticament correcte" o fins i tot eufemismes ridículs.

últimament he posat una mica de volum. és innegable. no m'ho diu la bàscula (perquè no en tinc), però m'ho diuen l'espill i la roba. i he comprovat que el meu entorn fa com jo: "que no dona, que la roba s'encongeix" (ha!, créetelo!), "doncs jo no ho trobo...", "bé, l'estiu ja se sap"... però només UNA amiga s'hi ha atrevit: "patri, pot ser que t'hagis engreixat?" sí, un 10, bravo, equilicuà, les coses com són! m'he engreixat, és un fet. i què? cadascú és com és, i en canvi constant. així que benvinguda la diferència i benvinguda l'evolució!

Nur ha dit...

Esta amiga he sigut jo?
Pq jo solc ser ,molt poc politicament correcta, i sobretot en la gent que estimo, o la que coneixo més.
No em surt dir es de color , si és negre, no em surt.I avegades m'hauria de mossegar la llengua!!

pati di fusa ha dit...

no, nur. tu també? glups... :p

Nur ha dit...

No Pats , es que tinc poca memoria, i dic poc ser vaig ser jo la tonta!!!!
Tu t'has engrexat, però no hi ha res per sempre, et pots aprimar, això rai!