dilluns, 23 d’abril de 2012

¡PERO TU ERES UN RADICAL!

_
-       ¿Has visto un banquero preso?
-       Ehhh… ¿Quién?¿A quién detuvieron?
-       A nadie, a ninguno.
-       Pero a ver, ¿A quién te refieres?¿A aquel Mario Conde?
-       Ah, es cierto. Tienes razón, ya no me acordaba. Aquel debió de correr demasiado para subir y meterse en un lugar que no le correspondía.
-       Debió de ser así, le cortaron la carrera.
-       Yo me refería a ahora, en medio de esta crisis. ¿Has visto a algún banquero financiero preso?¿O has visto a la policía cargando contra los especuladores?
-       No, claro. Ya sé por donde vas.
-       Es que, fíjate bien, ¿quién ha originado todo este desastre de la crisis? La banca y los especuladores en general,  con el consentimiento de los principales gobiernos que lo permitieron. Sobre todo, el de Estados Unidos.
-       ¿Y pretendes que metan en la cárcel al anterior presidente de EEUU y sus ministros y a los banqueros de Wall Street y a los de todas partes?
-       Pues sí, a los responsables de lo que no está ocurriendo a todos, de la ruina de los países.
-       … En fin, qué quieres que te diga. No sé qué decirte.
-       ¿Pero tengo razón o no la tengo?
-       Depende.Cuando algo es imposible no tiene sentido pretenderlo. Aunque tengas razón es un desatino.
-       Entonces te parece normal, lo aceptas…
-       Qué va, no está en mi mano, ni en la tuya, el aceptarlo. No tenemos capacidad para ello. ¿Pero tú qué pretendes?
-       Que les peguen. Sí, que les peguen, como les pega la policía a los huelguistas y a los manifestantes. Los gobiernos les echan a la policía a los que protestan por los delitos que cometen los especuladores. ¿A ti eso te parece bien?
-       No. No me gusta que le peguen a nadie. Y menos a los que padecen los abusos de otros.
-       ¿Entonces?
-       Entonces, nada. ¿Qué quieres? Los banqueros no hacen manifestaciones, no alteran el orden público.
-       Ya. Únicamente engañan a la gente y la arruinan, echan abajo sectores económicos, hunden países…
-       Algo habría que hacer, pero sin violencia. Procesarlos.
-       ¿Y por qué no hacerle lo mismo que a los demás?¿Entonces la policía sólo está para los de abajos?¿Es eso? Pues no, si no hacen manifestaciones y no se les puede echar a la policía, entonces que los vayan a buscar a sus casas. Que echen la puerta abajo, les echen botes de humo, les peguen con las porras y los arrastren por los pelos. Como a los demás.
-       Pero hombre, imagina por un momento. Un señor  sentado en el salón de su casa, viene de trabajar…
-       De arruinar familias, de hundir países…
-       Bueno, lo que sea. Pero es una persona que viene cansada de vuelta a casa. Se descalza y se pone unas zapatillas, se tira en una butaca frente al televisor. A lo mejor viene un niño, un hijo o una nietecita y se le sienta en el  regazo…
-       Los arruinados también tienen hijos y nietas…
-       Y dale. ¡Pero tu eres un radical! ¿Qué quieres, que echen la puerta abajo, que irrumpan y que le peguen?
-       Sí.
-       Y dale.¿Y con eso qué arreglas?
-       Lo mismo que cuando les pegan a los que protestan por sus fechorías.Sólo pido lo mismo.
-       Así no arreglas nada.
-       Quién sabe. Tú no lo sabes, porque eso nunca se comprobó. Que les manden a los antidisturbios con sus escopetas, sus cascos y sus porras y luego ya hablaremos.
-       La violencia sólo engendra violencia.
-       Exactamente
Suso de Toro a Mire a ver
Del Magazine de La Vanguardia del 22/04/12

2 comentaris:

laura ha dit...

desde luego, otro gallo cantaría ...

Ciutadà K ha dit...

sí,
y yo creo que afontaríamos nuestra situación con más energía, con más ganas y menos desesperanza... estamos en el agujero de 'para qué hacer nada' si siempre ganan los mismos.

buf!