dijous, 11 de juliol de 2013

A PRAGA Y VAMONOS

_
Los hay que deben de creer que la juventud se ha vuelto estúpida. Ahora resulta que en Praga estudian la idea de dedicar un vagón de cada convoy de metro a que los jóvenes liguen. La Empresa Municipal de Transportes de la capital checa explica que, tras inspirarse en los famosos vagones sólo para mujeres que hay en Tokio y en Ciudad de México, han decidido ir más allá y crear casi justo lo contrario vagones para que la gente se conozca y ligue. De momento es sólo una idea, pero calculan ponerla en práctica antes de que acabe el año. En declaracions a la agencia Efe, la portavoz de la empresa de transportes dice: "No será un proyecto difícil ni caro. Y se está extendiendo muy rápido por las redes sociales. Aunque los trayectos duran poco, al ritmo frenético que vivimos, la gente tiene que encontrar rápido a su media naranja. No sabemos todavía su funcionará sólo algún dia de la semana o a una hora determinada. Puede ser en el momento en que los jóvenes salen de la escuela o del trabajo".
 
¿De verdad necesitan los jóvenes praguenses un vagón de metro para ligar? He estado sólo dos veces en esa ciudad, pero, aparte de haber visto gente guapísima, me ha parecido siempre que se las apañan la mar de bien con los métodos tradicionales: las fiestas públicas y privadas, los bares, la calle, los lugares de trabajo... A los que, evidentemente, ahora, pasados los años, hay que añadir las famosas redes sociales, donde quien no pilla cacho es que es tontito. Una de las veces que estuve en Praga fue escribiendo crónicas cuando cayó el régimen comunista y subió al poder Václav Havel. La gente desbordaba la ciudad, ilusionada, y las feromonas flotaban por todas partes, metro incluido. ¿Tan sobreprotegidos están ahora los jóvenes de Praga que hay que facilitarles aún más el ligoteo? Las autoridades, ¿tan torpes los consideran que incluso creen que hay que ayudarles con un vagón específico? Como si el metro normal y corriente no sirviese para eso, si se presenta la ocasión .Los pasmarotes que no se atreven a tirar los tejos en un vagón convencional ¿lo harán ahora en un vagón etiquetado como 'vagón paral ligar'?.
 
Diría que, en realidad, la cosa va por otro lado. Con esa noticia extravagante, Praga ha conseguido aparecer en los medios de comunicación de medio mundo. Eso interesaa los promotores turísticos de Praga, y la idea de que en el metro de esa ciudad hay un vagón así es una promoción de primera.No para praguenses, claro está, sino para los visitantes. Nueva York es 'la ciudad de los rascacielos', Amsterdam es 'la ciudad de los coffeeshops' y ahora Praga será 'la ciudad de los vagones de metro para ligar'. Franz Kafka ya no debe ser reclamo suficiente para los turistas jóvenes, a la mayoría de los cuales la palabra Kafka les debe sugerir más la banda de soul-funk australiana que otra cosa. Aun así, seguro que al primer enrollado que escriba un bonito relato explicando cómo Franz Kafka y Felice Bauer se conocieron en el 'vagón para ligar' del metro de Praga le dan un premio: dos tickets para el McDonald's de la Plaza Wenceslao, a dos pasos del momumento al rey que da nombre a la plaza.
 
Quim Monzó a Seré Breve del Magazine
de LaVanguardia del  30/06/13