dilluns, 1 de febrer de 2016

MUERTE A LO LEJOS



                   Alguna vez me angustia una certeza,
                   Y ante mí se estremece mi futuro.
                   Acechándole está de pronto un muro
                   Del arrabal final en que tropieza
  
                   La luz del campo. ¿Mas habrá tristeza
                   Si la desnuda el sol? No, no hay apuro
                   Todavía. Lo urgente es el maduro
                   Fruto. La mano ya la descorteza.

                   ... Y un día entre los días el más triste
                   Será. Tenderse deberá la mano
                   Sin afán.Y acatando el inminente

                   Poder, diré con lágrimas: embiste,
                   Justa fatalidad. El muro cano
                   Va a imponerme su ley, no su accidente.


Jorge Guillén (1936:173) Cántico
Editorial Biblioteca Nueva